Poblar montañas urbanas: ¿sí o no?

Porgiusy

Poblar montañas urbanas: ¿sí o no?

Hay ciudades en montañas, como La Paz, en Bolivia. Hay otras ciudades con montañas en su paisaje, como Denver, en Estados Unidos, o Vancouver, en Canadá. Son millones los casos en el mundo, pero muchas veces las montañas son el principal desafío que hay en el desarrollo urbano de una ciudad. A partir de ahí, es importante formularse la pregunta: poblar las montañas urbanas, ¿es acertado o no?

Todo depende de qué montaña

Muchas personas quieren que ninguna montaña sea poblada porque son, predominantemente, áreas verdes. Sin embargo, esto no significa que las áreas verdes de las ciudades deban ser perjudicadas. Por ende, hay que definir qué tipo de montaña es. Si es solo una colina urbana, o una montaña pequeña que no guarda mayor patrimonio medioambiental, sí debe ser urbanizable.

Caso muy distinto reside en las montañas que son parques nacionales, monumentos naturales o que gozan de cualquier otra protección por parte del Estado. En estos casos, esas montañas están dedicadas plenamente a la preservación y nunca podrán ser urbanizables.

Pero, ¿a qué costo?

Poblar o no poblar montañas urbanas tiene consecuencias claras. Si se urbanizan, entonces el crecimiento de la ciudad se expande, pero eso tiene un costo económico muy alto. Construir sobre montañas es bastante más costoso que en zonas planas, y ni hablar de integrar las zonas montañosas en el sistema metro de la ciudad, o en otros sistemas como tranvías o teleféricos. Todo esto tiene un costo importantísimo y si solo se construyen viviendas pero no llegan servicios públicos y transporte, no se está solucionando ningún problema.

En cambio, si no se pueblan las montañas puede haber déficit importante en espacio de viviendas, a cambio de generar conservación ambiental. Sin embargo, este déficit no va a desaparecer, por lo que el Estado debe responder con planes para proveer estas viviendas y así no propiciar la aparición de barrios espontáneos en zonas montañosas o parques nacionales.

¿Qué hacer?

Generalmente, las soluciones son multidimensionales. En la misma ciudad, no siempre hay que poblar todas las montañas ni preservar todas las demás. El crecimiento es inevitable y justamente por eso es que hay que dar estos debates, para que las ciudades puedan crecer con orden y planificación, sin perjudicar el medio ambiente.

Sobre el autor

giusy administrator

Deja una respuesta