El Ávila: belleza que encandila

Porgiusy

El Ávila: belleza que encandila

La capital de Venezuela, Caracas, es una de las tantas ciudades en el mundo que cuentan con una montaña imponente a sus cuestas: el Ávila. Esta es una parte de la cordillera de la Costa y en ella residen los picos más altos de toda esta cadena montañosa. Justo la ciudad de Caracas se encuentra la sección más predominante, con los picos Naiguatá, Oriental, Occidental y Ávila como los más destacados.

El parque nacional El Ávila, también conocido con su nombre indígena Warairarepano, es uno de los principales centros de atracción y esparcimiento de los caraqueños y su belleza es distintiva. Pero presenta muchos desafíos.

Conexión con el norte

Al norte de la ciudad de Caracas, pasando el Ávila, se encuentra el estado Vargas, que comparte la otra fachada del parque nacional y da hacia el mar. Este es un estado plenamente costero con apenas espacio de construcción. Esto ha propiciado el desarrollo de viviendas informales pero también ha impedido la construcción de autopistas, teleféricos, trenes o túneles subterráneos de conexión. A pesar del vínculo que existe entre Caracas y Vargas, las conexiones de transporte son muy escasas.

Viviendas informales

Al ser el Ávila un lindero de la ciudad, se han presentado diferentes invasiones para la construcción de viviendas espontáneas. Esto, además de implicar un riesgo enorme por fallas sísmicas y derrumbes, es una afrenta con el medio ambiente.

El Estado no ha provisto suficientes soluciones habitacionales y por eso en el lindero oeste se han desarrollado invasiones de diferentes barrios espontáneos, como Plan de Manzano o el Limón. Esto ha perjudicado tanto la extensión como la conexión de los caraqueños y los varguenses con el Ávila.

Sobre el autor

giusy administrator

Deja una respuesta