Maratón

Si todavía tienes dudas de si deberías correr la MARATÓN MENTIRAS VERTICAL, después de analizar su recorrido, lo vas a tener más claro. A continuación, ya está en tu mano considerarte o no preparado para enfrentarte cara a cara con ella.

La distancia maratón es la prueba por excelencia de las carreras de montaña y con el recorrido del MENTIRAS MARATÓN nos encontramos con uno de los recorridos más exigentes, para esta distancia, en el panorama nacional. 43 kilómetros y 3000m de desnivel positivo, que transcurren por los rincones más recónditos, exóticos y asombrosos del PARQUE NATURAL DE LOS CALARES DEL MUNDO Y DE LA SIMA.

La salida, como todas las pruebas y como siempre desde que existe el Mentiras Vertical, será en el Albergue Lugares Comunes, a las 9:00 horas.

Aunque el recorrido va subiendo desde el principio, no se hacen incomodos los primeros kilómetros, también ayuda que los minutos iniciales transcurren por pista forestal.

Es en el kilómetro 3 cuando nos vamos a dar cuenta que nos encontramos en un recorrido serio e implacable.

LA TOBICA

Al paso por esta aldea, en el km: 3,3 de carrera, nos topamos con esta subida corta, pero que por sus cifras nos va a poner el termómetro a punto en muy poco tiempo.

Menos de 1km y casi 200 metros de ascenso positivo.

Un descenso juguetón de escasos 1000 metros nos deja en las aguas del Arroyo de los Marines. Cruzamos este y empezamos a afrontar otro tremendo ascenso, el cual nos va a llevar a los más alto del Calar del Mundo.

SENDA DE LOS BARANCOS

Esta senda recibe el nombre de una aldea apostada en lo profundo de la inmensa hoya que nos disponemos a remontar y cuando nos encontremos en plena subida nos daremos cuenta el porqué de este nombre.

2,3 Kilómetros de continuo ascenso, con un paso complicado de apenas unos 50 metros, en el cual nos encontraremos una zona de cuerdas para ayudarnos a superarlo.

Casi 500 metros positivos después del inicio del ascenso, ya estaremos disfrutando de las demoledoras vistas que nos encontraremos en lo alto del Calar del Mundo. Y sin pausa, el descenso de más de 10 kilómetros que tenemos por delante nos incita a volar dejando tras de nosotros, el Barranco de los Infiernos labrado durante milenios por las aguas del Río Tus.

COLLADO TORNERO

Durante todas las ediciones de la prueba, siempre ha sido una alegría llegar a este punto. Para los corredores de la Ultra será el kilómetro 23, para los de la Maratón, el 15. Pero todos dispondrán del gran avituallamiento, con el añadido que se sitúa en una zona de muy fácil acceso para vehículos y cerca de la zona de carrera, con lo que podremos recibir el aliento de familiares y acompañantes.

Y esta es la parte menos amable, pero también es para lo que hemos venido, conquistar la cima del Pico Mentiras.

11 kilómetros, 1300 metros de desnivel positivo y sólo un pequeño descanso en el kilómetro 4 de ascensión.

No es una subida técnica ni complicada, pero sí de gran desnivel, el cual nos va a obligar a agudizar los sentidos para amortizar adecuadamente nuestras reservas de energía.

Una vez arriba, pequeña pausa, deleitarnos con las sobrecogedoras vistas que nos brindan en la lejanía, los valles de los ríos Segura y Tus y continuamos camino cresteando durante un par de kilómetros por el lomo del Calar de La Sima. En el kilómetro 26 de carrera arranca el vertiginoso descenso de este calar, el cual y pasados 6 kilómetros de vuelo raso, nos situará de lleno a los pies del temido y de sobra conocido coloso.

EL JORRO

Silencioso, agazapado y escondido entre los frondosos bosques de la cara sur del Calar de La Sima. Nunca podríamos imaginar que cabe una mínima posibilidad de franquear el calar por esta cara, hasta que nos metemos en las entrañas de la senda del Jorro.

El firme es bueno durante toda la subida y en la parte más baja habrá que tener mucho cuidado ya que podemos equivocarnos en el ritmo de marcha debido a que los desniveles son todavía terrenales.

En el punto intermedio de la Peña del Rincón Gallego tenemos una mirada obligada a nuestra espalda y un merecido respiro. Una vez pasado este punto quizás no queramos oir hablar del Jorro en mucho tiempo… o sí !?!

A partir de este punto cada paso que debamos dar será un desafío. Desnivel exorbitante y aunque el suelo es de buena pisada, la propia pendiente nos hará echar manos a tierra para ayudarnos a avanzar en algún tramo, por supuesto también en el más que conocido paso de cuerdas.

Poco más de 2,5 kilómetros y 700 metros+ de ascensión, y tenemos a tiro nuestra recompensa. Sólo nos queda tener puestas a punto las suelas de nuestras zapatillas para disfrutar de los 8 kilómetros de descenso ininterrumpido que nos separan de la META con la que soñábamos a primeras horas de este día.

Track

maraton.png

Anuncios